Todos vamos a recordar para siempre este 2 de abril 2020. Vamos a extrañar encontrarnos como todos los años en la plaza, el poder abrazarnos, y sentir en una sola tarde esa maravillosa solidaridad que supo tejer el autismo para todos nosotros.. La que nos hace sentir que no estamos solos. Que aunque hayamos tenido el peor día, mañana será otro y vamos a poder.

¿Cómo va a ser la INCLUSION después del Coronavirus? Por primera vez en la historia, todos estamos incluídos en lo mismo. Nos enfrentamos a lo mismo. A la misma incertidumbre. A la misma esperanza de vivir. Estamos entendiendo a sacudones que cuidarnos unos a otros, es la única forma de salvarnos. Después de esto, ¿Vamos a seguir mirando raro al que es diferente? ¿Vamos a seguir pensando que nuestra forma de andar por el mundo es la única que existe? ¿Vamos a seguir necesitando juntar la palabra inclusión a otra para que las puertas se abran? ¿O en vez de decir inclusión educativa o educación inclusiva, vamos a poder decir simplemente educación? ¿Seguiremos teniendo que hablar de plaza inclusiva, cine inclusivo, menú inclusivo, personas inclusivas o podremos hablar con las palabras a secas porque entenderemos que la diversidad es la forma de andar por esta vida?

Me costó explicarle a Ivan lo que significa el Coronavirus en su vida. Confieso que yo tampoco lo entiendo, y por más que leo mucho en las redes, en el fondo no termino de comprender cómo es. Su magnitud, su tiempo, su futuro. Y me animo a decir que a todos nos pasa lo mismo. Nos sentimos raros, completamente perdidos.

Ayer cuando Gilles salió a comprar, Ivan me tomó de la mano, y no me la soltó hasta que su papá volvió del supermercado. Se quedó mirando la puerta, expectante, hasta que lo vio llegar. Recién ahí, respiró tranquilo. Su forma de vivir esta cuarentena, es pidiéndonos estar juntos. Y cuando nos ve usando el celular, nos señala la mesa invitándonos a dejarlo ahí como diciendo, lo importante está acá, en el corazón de esta casa.

Como tantas veces en la vida, Ivan tiene la inmensa sabiduría de quedarse con lo esencial.

Estar juntos, conectarnos entre nosotros, cuidarnos y tomar esta oportunidad para volver a mirarnos, es lo que puede salvarnos.

Nuestra propia humanidad.

Eso es lo que quiero para este 2 de abril.

Con todo mi amor por mi Ivan y todas las personas con autismo ?

Carina Morillo
Mamá de Ivan