Numerosos estudios han encontrado que los adultos con TEA tienen dificultades en contra y mantener un empleo competitivo. Tienen más probabilidades que la población general de estar desempleados, subempleados (en trabajos para los que están sobre-capacitados) o mal empleados en trabajos para  los cuales son expresamente inadecuados. Esto lleva a que tengan un alto nivel de conmutación de empleos e historias laborales fragmentadas que pueden limitar su potencial laboral y el desarrollo de sus carreras, y a su vez contribuyen con el estrés, la depresión, el aislamiento y la inseguridad financiera.

 

Los adultos con TEA se enfrentan con muchos retos específicos a la hora de buscar y mantener un empleo. Entre ellos podemos encontrar las dificultades dentro de las entrevistas, acostumbrarse a nuevos procedimientos y rutinas; recordar y seguir instrucciones; responder con flexibilidad a situaciones inesperadas; planificar múltiples tareas; la comunicación efectiva con los compañeros de trabajo; interactuar socialmente; y la gestión de las sensibilidades sensoriales en el lugar de trabajo.

Por ello hay quienes plantean que hay trabajos que no son adecuados para personas con TEA. Por ejemplo, empleos que requieren procesamiento rápido e inmediato de las solicitudes o demandas, tal como un cajero, un cocinero, un camarero o recepcionista, que además suelen trabajar en ambientes con mucha gente o ruidosos, tales como restaurantes de comida rápida y fábricas.

Por otro lado, hay puestos de trabajo en la que los adultos con TEA puede funcionar muy bien; sobre todo las que requieren pensamiento visual, el procesamiento de información sistemática o habilidades técnicas precisas (por ejemplo, el arquitecto, bibliotecario, informático, programador). Sin embargo, no se debe estereotipar los intereses y capacidades de este grupo profesional. Muchos estudios han demostrado que los adultos con TEA son, de hecho, empleados en una amplia gama de ocupaciones, incluyendo los más contradictorios a las concepciones populares de la ‘Mente autista”

Además de sus habilidades de trabajo específicas, los adultos con TEA presentan muchas características ejemplares como empleados, tales como la honestidad, la eficiencia, la precisión, la consistencia, bajo ausentismo, y una falta de interés en la “política de la oficina’. Los informes sobre las actividades profesionales de los adultos con TEA a menudo describen los individuos a través de una amplia gama de funcionamiento intelectual

Hay pocos datos sobre los empleos de las personas con TEA de alto funcionamiento y los que hay no soy muy alentadores. Estos incluyen bajas tasas de empleo independiente; puestos de trabajo que no son proporcionales a la capacidad del individuo y  dificultad para mantener un  empleo.  Además, parece que muchos adultos con TEA de alto funcionamiento no reciben el apoyo que necesitan para llevar a cabo bien su trabajo. Muchos de estos estudios e informes han sido de pequeña escala o de naturaleza anecdótica.

El término “sobre-educación” describe una situación en la que un trabajador tiene un nivel de educación formal que exceda al nivel requerido para el trabajo en el que está empleado.  Se ha identificado un vínculo entre la sobre-educación y  la depresión.

Este estudio pone de relieve los comparativamente altos logros educativos de las personas con TEA de alto funcionamiento. Objetivamente hablando, este nivel de educación debería colocar a este grupo en una posición favorable en el mercado laboral. Está establecido que, en la población general, niveles más altos de la educación están relacionados con el aumento de los ingresos durante toda la vida, una menor probabilidad de desempleo, mayor acceso a la formación en el puesto de trabajo, y una mayor satisfacción en el trabajo.

Sin embargo, este estudio añade peso a la evidencia existente del subempleo y mal empleo para los adultos con TEA. En particular, se destaca fuertemente el tema de la “sobre-educación” como una preocupación para este grupo. Cerca de la mitad (45%) de los adultos encuestados en este estudio estaban trabajando en puestos de trabajo para los que eran, de acuerdo con la tipología de habilidad ANZSCO, sobre-calificados.

Esto puede explicarse en parte porque la promoción profesional generalmente se basa en el éxito profesional anterior. Si, como se ha establecido en anteriores estudios, los adultos con TEA tienden a evolucionar historiales de trabajos irregulares, incluidos los períodos de desempleo y subempleo, esto puede llevar a un círculo vicioso en los que quedan seleccionados para puestos que no son acordes a sus niveles académicos.

Además, parece probable que haya aspectos de la mismas funciones de gestión que podrían desalentar y disuadir a los adultos que tienen TEA, como ilustran las siguientes citas:

No sé a dónde ir o qué hacer … [Estoy] frustrado por los bajos salarios a pesar de tener buenas calificaciones. No podía soportar la idea de trabajar en gestión porque hay que tratar con la gente. Quiero seguir haciendo lo que estoy haciendo.

Yo no quiero que me promocionen a gestión, y no quiero viajar al extranjero, ni quiero tener mucho que ver con los clientes. Encuentro esas cosas estresantes.”

Este estudio ha resaltado los muchos obstáculos personales y profesionales que enfrentan las personas con TEA de alto funcionamiento para encontrar un empleo con éxito. Está claro que dentro de esta población, tener un trabajo no es simplemente un medio para un fin, al menos en el sentido monetario: comparativamente hablando, la cuestión de los ingresos no figuraba fuertemente en las reflexiones de los participantes. Más bien, parecería que los adultos con TEA de alto funcionamiento (como muchas otras personas) ven su trabajo principalmente como una oportunidad de aplicar sus conocimientos, habilidades e intereses de una manera que es gratificante y tiene un valor intrínseco.

Algo para destacar es la forma que tienen de apreciar los adultos con TEA las oportunidades que ofrece el contexto de su trabajo para enfrentarse a algunas de las dificultades específicas asociadas al autismo. Las siguientes citas ilustran esta idea:

[Mi trabajo] desafía mis límites y la aversión al el caos y el malestar personal.

El trabajo en la seguridad me permitió estar con gente de todo el tiempo, aprendí mucho.

Puedo elegir el aprendizaje profesional que mejora mi comprensión de cómo los seres humanos piensan y se comportan.

Además muchas veces los trabajos les  proporcionan la oportunidad de volcarse y desarrollar aquello que realmente les interesa; beneficiándose ellos y sus compañeros.

Ser capaz de expresarme a través de mis puntos fuertes.

Me siento como que estoy logrando algo y me estimula así que no estoy deprimida.

El trabajo con los adultos en el espectro es fenomenal. Por una vez me siento útil y estoy ayudando a hacer la diferencia.

Adultos que están bien empleados, acorde a sus capacidades y conocimientos tienen experiencias positivas y estimulantes de sus trabajos mientras quienes están subempleados o mal empleados nos cuentan lo siguiente:

“[Mi] trabajo es repetitivo y aburrido. En realidad no es lo que yo quiero hacer por el resto de mi vida laboral.

Hasta ahora no he podido usar mi título ni conocimientos en neurociencia. No me pagan lo que corresponde para mi experiencia. [No me gusta] que la gente asuma que soy un secretario sin saber acerca de mi mente científica.

La mayor parte de lo que he hecho no me desafía mentalmente en absoluto.

Por último, al igual que investigaciones previas, este estudio pone de relieve la diversidad de profesiones relativas a los adultos con TEA de alto funcionamiento y sirve como una precaución adicional para no estereotipar las habilidades e intereses de este grupo. La siguientes citas proporcionan sólo una pequeña variedad de opciones laborales y profesionales de los miembros de la población de estudio. Es evidente que los puestos de trabajo descritos aquí pueden contener, no obstante, los componentes ‘ASD-amigables “, tales como la interacción uno-a-uno y  trabajos con rutinas establecidas.

Creo que ser masajista es la carrera perfecta – tengo la oportunidad de interactuar uno a uno con los clientes, pero conducen la conversación y yo no tengo que hacer contacto visual.

[Me gustó] las rutinas diarias de la Armada Royal Australian y los desfiles ceremoniales que hice durante mis seis años de servicio.

Disfruté iniciar y ser facilitador de un grupo de apoyo

[Estoy] esperando poder trabajar como entrenador personal. Me gustaría abrir un negocio de fitness en grupo al aire libre o hacer fitness con personas mayores o niños.”

Modificado de: Baldwin S, Costley D,  Warren A (2014) Employment Activities and Experiences of Adults with High-Functioning Autism and Asperger’s Disord. J Autism Dev Disord DOI 10.1007/s10803-014-2112-z

Foto: The Irish Sun