Los niños con TEA pueden ser particularmente vulnerables al bullying por las características propias de su condición. Este riesgo puede en última instancia, derivar de tener menos apoyo y protección de los compañeros asociados con el acoso en la población general. Las dificultades que tienen para hacerse y mantener amigos los pone en riesgo de ser víctimas del acoso escolar.

Los niños con trastornos del espectro autista (TEA) tienden a ser marginados dentro del grupo de pares pudiendo ser acosado por sus compañeros. Hay cada vez más trabajos que indican que los individuos con necesidades especiales, incluyendo TEA, discapacidad intelectual, dificultades de aprendizaje (DA), trastornos del lenguaje, y otros temas de salud, tienen un riesgo significativamente mayor de ser acosados. Tener amigos y / o compañeros de apoyo, algo que muchos niños con TEA les falta debido a sus dificultades sociales, han sido identificados como factores de protección para la intimidación. Esta marginación se traduce en menos oportunidades para muchos niños y adolescentes con TEA a participar en las interacciones sociales y practicar sus habilidades, lo que reduce aún más sus habilidades sociales.

La teoría de la mente (la comprensión de los pensamientos e intenciones de los demás) también influye en la aceptación de los pares. Los déficits en la teoría de las capacidades mentales se proponen como una característica central del autismo, y estos déficits probablemente ponen las personas con TEA en mayor riesgo de intimidación. Los déficits en teoría de la mente hacen que sea más difícil para las personas con TEA entender las señales sociales y encontrase con malos entendidos, lo que aumentaría la probabilidad de marginación y el conflicto dentro de las relaciones entre iguales.

Las dificultades en la comunicación pueden favorecer el riesgo de victimización de las personas con TEA ya que la asertividad y la comunicación efectiva representan factores de protección para hacer frente durante situaciones de bullying. Las desregulaciones emocionales que pueden presentar frente a un episodio fomentan al perpetrador a seguir acosándolo. Además, los intereses restringidos y los comportamientos estereotipados que caracterizan al autismo los marca como diferentes y resulta en un mayor riesgo de ser marginados dentro del grupo de pares y convertirse en el blanco de los compañeros agresivos.

Es ampliamente aceptado por los médicos y los padres de que los individuos con TEA experimentan más victimización que desarrollo típico, sin embargo, hay una poca investigación en el área. Dentro de los pocos estudios, uno mostró que los estudiantes con TEA eran 4 veces más propensos a ser intimidados con el resto de sus pares. Los alumnos con TEA reportaron experiencias de ser ignorados, ridiculizados, intimidados físicamente.

Unos investigadores utilizaron entrevistas semi-estructuradas con 36 niños con TEA (11-16 años de edad) para desarrollar un marco teórico para la comprensión de cómo los niños con TEA responden a la intimidación. Las siguientes estrategias emergieron: buscar ayuda de profesores (el más común), obtener el apoyo de los amigos, pedir ayuda a los padres (como último recurso), y tratar con él solo (por ejemplo, ignorar o tomar represalias con la violencia). Estas estrategias fueron elegidas basándose en la probabilidad percibida del niño que sería eficaz en detener el acoso escolar, sobre la base de la experiencia pasada. La probabilidad que los niños piden ayuda a otros era mediada por dos factores: la historia de la relación (es decir, si alguien puede contar para ayudar), y las barreras incluyendo los rasgos asociados con TEA, la falta de confianza en los demás, y un deseo general de soledad.

La intimidación es un problema generalizado entre los niños que se ha asociado con resultados académicos, sociales y psicológicos negativos. Dentro de la población general, la intimidación es común, con aproximadamente un tercio de los niños participando de forma ocasional y más o menos una décima parte de forma crónica. Debido a sus problemas sociales, de comunicación y dificultades de comportamiento, los niños y adolescentes con TEA tienen un mayor riesgo de sufrir acoso escolar.

Tomados en conjunto, los estudios revisados confirman que los niños y jóvenes con TEA están experimentando cada vez más acosos de las formas físicas, verbales y relacionales de la intimidación en relación con la población general. Los niños y jóvenes con TEA también experimentan mayores tasas de victimización que sus compañeros con otras necesidades educativas especiales.

Varias características de las personas con TEA afectan su participación en la intimidación. Por ejemplo, algunos niños con autismo pueden ser capaces de compensar sus déficits de habilidades sociales y la falta de automaticidad con respecto a las habilidades de cognición social, mediante la aplicación de habilidades intelectuales a las situaciones sociales, que puede resultar eficaces en la mayoría de las situaciones sociales. Mientras que un estudiante de desarrollo típico puede procesar de forma automática las señales sociales sin tener en cuenta de manera activa, un niño con TEA piensa para entenderlos y generar ideas sobre las soluciones, lo que haría que las habilidades de procesamiento cognitivo más altas una ventaja en situaciones sociales. Aquellos con mejores habilidades de comunicación son más propensos a poder manejar situaciones sociales. Los individuos con una mejor autorregulación, características de comportamiento menos obvias, o más temas socialmente aceptables de interés perseverante, también pueden ser menos vulnerables. Tener relaciones positivas con hermanos con desarrollo típico puede facilitar aún más la aceptación social indirecta, proporcionando oportunidades para practicar habilidades sociales.

Se especula que los factores ambientales que ameritan consideración para la reducción del riesgo de victimización pueden incluir la implementación de programas especializados de tolerancia, la participación individual en entrenamiento en habilidades sociales, participación de programas durante el recreo y el apoyo de los padres.

Modificado de: Schroeder J, CappadociaM, Bebko J, Pepler D, Weiss J (2014) Shedding Light on a Pervasive Problem: A Review of Research on Bullying Experiences Among Children with Autism Spectrum Disorders. J Autism Dev Disord 44:1520–1534 DOI 10.1007/s10803-013-2011-8

Foto8 WAYS TO HELP YOUR CHILD WITH AUTISM STOP BULLYING AT SCHOOL